miércoles, 24 de enero de 2007

Hacia una nueva Ley de Educacion

Trece años de una Ley de Educación que no fue evaluada y ya es historia. Comenzaremos el 2007 con una nueva Ley de Educación Nacional que garantizara un derecho de todos para todos. El año 2006 fue un año de importantes debates en el ámbito de lo educativo, sobre todo en el nivel medio. Podemos mencionar algunas leyes y modificaciones que han surgido en los últimos tres años como la Ley de educación Técnico Profesional, la Ley Nacional de Educación Sexual Integral, la innovación pedagógica en el primer año del secundario en Córdoba, la Ley de Protección integral de los derechos de las niñas, los niños y adolescentes, etc., para terminar con el destierro de la Ley Federal de Educación implementada en la década del 90.
La nueva Ley podrá tener implicancias intelectuales y políticas que determinaran la democratización del saber pedagógico en la escuela. La implicancia intelectual se vincula con modalidades bastantes sofisticadas de indagación cualitativa e interpretativa, tales como la investigación-acción, la investigación participativa, o modalidades de investigación basadas en la reflexión sobre las practicas. Pero aquí es importante incorporar la función de los procesos de producción de conocimiento en los sujetos de las practicas escolares (maestros y profesores) para lograr resultados reales. Por eso las implicancias políticas de democratización del saber escolar suponen incorporar el discurso teórico de la Ley a la practica real de los docentes argentinos, brindando los espacios para que sea potencialmente evaluable, discutible y criticable en el espacio publico. Daniel Suarez en novedades Educativas edición especial de enero de 2005, plantea que “promover y sostener condiciones institucionales y políticas para la producción autogeneradora de saberes pedagógicos por parte de los docentes implica fundamentalmente, cambiar las reglas de juego en el campo educativo, y esto como sabemos, es difícil, ya que supone una fuerte corriente de destitución y de reinstitución en ámbitos institucionales rígidos.”
Por lo dicho es importante que existan políticas educativas tendientes a invertir en esta situación, que cada vez allá mas proyectos de intervención e investigación pedagógicas tendientes a involucrar de manera activa a los docentes en la producción y reconstrucción critica de saberes pedagógicos construidos desde la experiencia escolar en las aulas y en las instituciones, ya que las políticas publicas tiene un lugar estratégico en el proceso de reforma democrática de la escuela. La Ley establece brindar una nueva formación ciudadana comprometida con los valores éticos y democráticos de participación, libertad, solidaridad, resolución pacífica de conflictos y respeto de los derechos humanos; asegurar condiciones de igualdad, respetando las diferencias entre las personas, sin admitir discriminación alguna, fuera de todo autoritarismo, gestos soberbios y actitudes prepotentes que están lejos de responder al marco de la norma.. La Ley garantiza la participación democrática de todos los docentes en las escuelas. De tal manera espero que en este año se den las condiciones y los espacios de discusión para consolidar una nueva Ley de educación que refleje y de respuestas a las necesidades de nuestra gente y de nuestro país.

Alejandro Oscar Cantón
Profesor en Ciencias de la Educación

1 comentario:

Ilich dijo...

¿cuáles son los cambios que mencionan en la ley que podrían tener implicancias en los métodos de investigación utilizados?

soy de Chile y me gustaría saber más sobre las modificaciones a la ley.

saludos
Ilich